La cocinera castellonense Palmira Soler llegó a Valladolid hace siete años con una cocina en la que está muy presente la gastronomía del Mediterraneo, con arroces, pescados y verduras de la huerta, pero en la que no se olvida de los mejores productos de Castilla y León. Se trata de una cocina natural que respeta al máximo el producto y en la que pone su corazón y todos sus sentidos. Desde su restautante 5 Gustos, situado en la calle Torrecilla, Palmira Soler mima todo lo que toca.

Sus primeros pasos en la ciudad del Pisuerga fueron como jefa de cocina en el restaurante Nipón, antes de trasladarse con el mismo cargo a las cocinas de Abadía Retuerta Le Domaine. Palmira Soler ya había llegado a Sardón de Duero antes de que comenzara a asesorarles Andoni Luis Aduriz, del Mugaritz, un proyecto de colaboración ya culminado. Allí, Palmira Soler compartió cocina con Pablo Montero, que logró la estrella Michelin, mucho antes de que el joven dejara las cocinas en manos de Marc Segarra y emprendiera también por su cuenta, el pasado año en Madrid.

¿Cuál es el secreto de los arroces de Palmira Soler? El sofrito y un buen arroz redondo, que absorbe mejor los sabores. Ensaladas, escalivadas (verduras asadas), raviolis, pescados al horno, rabo de toro y carrillera estofada son algunas de su propuestas. Y para rematar, un postre casero, como un hojaldre de nata, helado de vainilla y chocolate caliente; un semifrío de café o crepes de mascarpone.