Cuarenta establecimientos de Castilla y León participan en la iniciativa solidaria para erradicar la hambruna en el mundo

 

Hasta el próximo 15 de noviembre, los propietarios, cocineros y clientes de casi mil restaurantes de todo el país comienzan el reto de ‘Restaurantes contra el Hambre’, un proyecto para reunir fondos y tratar de alcanzar «el hambre cero» en el mundo, explican desde la organización.

En esta iniciativa, que cumple su octava edición con “un notable éxito”, destaca la presencia de establecimientos de Castilla y León, con cuarenta restaurantes solidarios y que disponen de menús y otras alternativas para “colaborar con una propuesta de la que somos asiduos”, defienden desde La Fonda del Arcediano de Medina, en Salamanca; o desde el Café del Norte, en Valladolid.

La comunidad es la quinta autonomía del país en lo que respecta a participación, solo por detrás de Cataluña, Madrid, Valencia y Andalucía, en una propuesta que ha calado en el sector de la hostelería. «El hambre es la gran vergüenza del ser humano. Que un mundo que es capaz de producir alimentos para todos no consiga alimentarlos es la gran incapacidad de nuestra generación», afirman desde un proyecto que forma parte de la hoja de ruta de la ONG Acción contra el hambre.

Con el prestigioso chef Quique Dacosta, como padrino, la mayoría de los establecimientos superan las expectativas con una media de casi 400 euros por local. “Nosotros destinamos un menú específico, el ‘Celebración Número 1’, del que aportamos cincuenta céntimos a la causa”, afirma Francisco Castro, copropietario del Café de El Norte, en Valladolid. Además, el popular local vallisoletano dispone de una hucha para donaciones.

En Burgos, en la Casa Avelino, Marta García asegura que la cuantía económica superó los 700 euros en 2016, gracias “a los guisos de siempre”. “Damos un euro por cada uno de estos platos, así como otro euro por cada menú degustación”, añade la propietaria del establecimiento burgalés.

El lechazo y el cocido más solidarios

En Cuéllar, en el Hotel Restaurante San Francisco son asiduos del proyecto. “Aportamos con nuestros platos más populares”, indica Elisa de Frutos. “Este año colaboramos con el hojaldre de puerro, el helado de choria… Y el lechazo”, señala. “Por los dos primeros, damos cincuenta céntimos, y por el lechazo, un euro”, concluye la representante del establecimiento segoviano.

Por su parte en Salamanca, desde La Fonda del Arcediano de Medina, el cocido castellano se convierte en embajador solidario de Restaurantes contra el hambre. “Donamos un euro por cada cocido”, agrega Ignacio Ramos, propietario de La Fonda.

Son algunos de los cuarenta establecimientos de Castilla y León que participan en un programa que en todo este tiempo ha logrado reunir 855.000 euros que Acción contra el Hambre ha destinado a propuestas para prevenir, diagnosticar y tratar la desnutrición.

Además, el número de locales puede ampliarse hasta finales del mes de septiembre, y puede realizarse en la web www.restaurantescontraelhambre.org y en el teléfono 91 771 16 68.