Miguel Ángel de la Cruz, estrella Michelin de La Botica de Matapozuelos, deslumbra con su reinterpretación de los platos de cuchara

 

Los vinos de una nueva generación de enólogos y bodegueros que se encontraban en plena formación cuando en 1982 se constituyó la Ribera del Duero sorprendieron ayer en la segunda jornada de Reale Seguros Madrid Fusión durante una cata organizada por el Consejo Regulador, a la que se habían apuntado sumilleres, periodistas e ‘influencers’ de Italia, Polonia, Suiza, Puerto Rico, Japón, China y Estados Unidos. Entre los asistentes destacaba el actor Quim Gutiérrez, embajador de la vendimia de Ribera del Duero y reconocido entusiasta de sus vinos y bodegas.

«El público subrayó la calidad de los vinos presentados y la capacidad de la Ribera del Duero de reinventarse continuamente, de sorprender y entusiasmar», según señalaron fuentes del Consejo Regulador, al presentar 12 vinos con «personalidad propia».

Alfonso Rioja de Valtoñar Bodega, Héctor Casado de Casado Alvides, Mª Rosa Arranz de Bodega Virgen de la Asunción, César Núñez de 41Norte, Boutique Winery & Vineyards, Noelia Callejo de Bodegas Félix Callejo, Paco Casas y Estefanía Rodero de Pago de los Capellanes, Michael Zaccagnini de Sei Solo, Lluis Laso de Finca Villacreces, Miriam Marchena de Bodegas La Horra, Julio César Conde de Bodegas y Viñedos NEO, Lionel Gourge de Viñedos Alonso del Yerro y Beatriz Rodero de Bodegas Carmelo Rodero presentaron 12 vinos que permitieron conocer la rica diversidad de la Denomianción de Origen Ribera del Duero.

Miguel Ángel de la Cruz, del restaurante La Botica de Matapozuelos (Matapozuelos, Valladolid), con una estrella Michelin desde 2013 realizó una revisión de los platos de cuchara, incluidos los caldos y sopas. Desde el escenario del auditorio al que se suben los mejores chef del mundo, De la Cruz abordó un original uso de los componentes de las legumbres para cocinar platos de cuchara que nada tienen que ver con el concepto tradicional, aunque sí que emanan de su esencia. El chef vallisoletano, patrocinado por Tierra de Sabor, elaboró una sopa de remolacha blanca fermentada con un guiso de riñones de lechazo; una emulsión de hongos y garbanzo con una textura similar al pil pil; una delicada crema de frutos secos; y un ajo arriero con pimentón y vinagre de judiones.