Un entrante ideal para las próximas fiestas, que también puede hacerse con atún o cabracho

 

Es un entrante original, frío y con mucho sabor. El rollito de salmón con piña se convierte en una alternativa ideal para presentar en la mesa navideña. Se trata de uno de los platos fijos en el menú de Navidad de María de la Fuente quien, además, ve en esta elección culinaria, una gran oportunidad de adelantar trabajo y dejar el entrante listo desde horas antes o, incluso, desde la víspera de la celebración.

La elaboración de esta receta tiene su historia particular, ya que llegó a sus manos gracias a su madre, Charo, quien incluso logró hace años un premio con esta la curiosa elaboración. En su localidad natal, Medina de Pomar (Burgos), es tradicional la realización de un certamen de cocina durante las fiestas de Nuestra Señora del Rosario, que se celebran en el mes de octubre. «Recuerdo que hace más o menos 25 años, mi madre se presentó a ese concurso con el rollito de salmón y piña y se llevó el primer premio al sabor», detalla.

A pesar de que la receta original se elabora con salmón, también se pueden explorar otras posibilidades. «Dependiendo de gustos, se utilizan otros pescados para hacer el rollito, por ejemplo, el cabracho o el atún. Son distintas versiones, distintos sabores, pero todos ellos resultan muy apetecibles», explica María.

También las personas que no tengan tiempo pueden decantarse por el puré de sobre. «Es una fórmula más rápida, menos artesana, pero la verdad es que el resultado es bueno». Sea cual sea la elección de rollito, la innovación, el contundente sabor y la puesta en escena protagonizarán el entrante navideño.