El chef Rubén Osorio representa a Castilla y León en el certamen Cocinero del Año en Barcelona

 

Rubén Osorio (octubre, 1979) vive la cocina “de forma inquieta”. El cocinero del Restaurante Ergo de Miranda de Ebro, soñaba con ser seleccionado para el concurso Cocinero del Año. “Lo veía por la tele, en los medios… Y me decía, un año estaré yo allí”, afirma con una sonrisa. “Sigo el concurso desde que ganó Jordi Cruz el primer año, y fíjate dónde está ahora”, añade este chef con influencias cubanas.

“Me gusta que mis platos digan algo de mis raíces, y tengo parte de la familia en Cuba”, desvela antes de asegurar que el comensal que acude al Ergo, en Miranda, percibe “ese toque latinoamericano”.

De su interés por el certamen culinario, que se resolverá en su séptima edición el próximo 19 de abril en Barcelona en la Feria de Alimentaria, a ser protagonista. “Ya fui finalista en 2016, pero me quedé con las ganas”, recuerda con respecto a un concurso que es bianual.

En esta ocasión y tras ganar la semifinal en 2017, en relación a las comunidades de Castilla La Mancha, Madrid y Castilla y León, Rubén volverá a luchar por el premio. “Ese es el objetivo, aunque también acabar contento con el menú que presente”, indica. “No puede pasar de un coste de 16 euros para el comensal…”, indica. “No podemos decir lo que cocinaremos, pero está claro que tendrá mucho que ver conmigo, y que luego lo incluiré en el restaurante”.

Un menú moderno “y con mucho sabor”

Rubén consiguió el ‘billete’ para la gran final con un menú “con mucho sabor” y un primer puesto que le coloca como los aspirantes al galardón del próximo 19 de abril.  De entrante cocinó el entrante ‘Primeros brotes’, elaborado con coliflor, trucha, tierra de remolacha ahumada, cereales tostados -como la quinoa- o yema de huevo horneada a 50 grados.

Como plato principal presentó ‘Bacalao asado, cordero y coco’, con pil pil de pimiento verde; mientras que de postre cerró con el ‘Nopal’, realizado con tequila, aloe y shiso. “El nopal es un cactus que está muy de moda en la cocina y que tiene muchos beneficios”, defiende Osorio.

El mirandés competirá “en la ‘Champions’ de la cocina” contra “los mejores, porque hay mucho nivel”, analiza en relación a los otros siete cocineros que cocinarán por el premio.

Los rivales de Rubén serán Francisco Javier Feixas, del restaurante La Borraj -San Nicolás (Granada); Antonio Rodríguez Bort, del restaurante Ispal (Sevilla); Asier Alcalde, tercer clasificado en el Premio al Cocinero Revelación en la reciente edición de Madrid Fusión 2018, del restaurante Laia de Hondarribia (Guipúzcoa); Daniel García, del restaurante Aboiz de Garai (Vizcaya); José David Fernández Portales, del restaurante Pabellón, en el complejo Florida Retiro (Madrid); Álvaro Salazar del Restaurante Argos (1*) (Port de Pollença, Palma de Mallorca) y Pedro Montolio del Hotel Barcelona Princess (Barcelona).

Los chefs tendrán que preparar, en cinco horas, su mejor menú compuesto por un primero, un segundo y un postre.

“Me encanta la cocina moderna, eso sí, que se pueda comer y que tena mucho sabor”, concluye el chef del Ergo, esperanzado con el concurso nacional.