La Sinagoga de Amusco, una parada en Tierra de Campos 

 

Construida en el siglo XIV, la sinagoga semienterrada y ubicada en la plaza del pueblo frente a la iglesia, es la muestra de la convivencia de religiones en el municipio palentino de Amusco, donde judíos y cristianos practicaban su culto respectivamente.

Hoy en día, el edificio se ha convertido en un lugar de encuentro para celebraciones y gastronomía. Desde 2012, José Manuel Baranda se encarga de la gestión de La Sinagoga de Amusco.
Desde hace cinco años, este joven dirige las cocinas del restaurante que abre de momento los fines de semana. «Los pueblos han ido a menos, y aquí viven unos ciento cincuenta vecinos», explica José Manuel. Sin embargo, siempre ha tenido claro que quería tener su propio negocio de hostelería, porque «siempre he estado un poco loco».

Comenzó con 17 años a trabajar en cocinas de varios bares y restaurantes y poco a poco adquirió «confianza» y «destreza». Así que cuando surgió la oportunidad de hacerse cargo de La Sinagoga de Amusco no se lo pensó dos veces. Con unas instalaciones preparadas para atender a 200 personas, se ha centrado en la elaboración de un menú «ajustado para todos».

La especialidad es la menestra palentina y el lechazo churro IGP, aunque de la acogida de la ‘canicota’ es de lo que está más satisfecho. «Se trata de una merluza de pincho rellena de marisco elaborado como una canica grande», explica con la sonrisa en la boca. En materia de pescados, también recomienda el rape con salsa de azafrán, merluza con salsa verde y rodaballo. En el caso de las carnes, chuletillas de lechazo, rabo de toro y solomillo.

José Manuel lamenta el «abandono continuado» de los pueblos, pero poco a poco «hemos conseguido una clientela fiel», señala, como, por ejemplo, las excursiones que visitan el entorno y el propio pueblo, donde se encuentra la Iglesia de San Pedro del siglo XIII, de la misma época que la sinagoga y la ermita de Nuestra Señora de la Fuentes. Por este motivo, ha apostado por la diversificación del negocio con la organización de eventos como aniversarios, bodas y comuniones. La nave ahora convertida en restaurante «es impresionante, así que es un lugar diferente y original donde realizar celebraciones», concluye satisfecho.

La Sinagoga de Amusco