Las rosquillas rellenas de helado conquistan las redes sociales, con origen en Los Ángeles. En Valladolid, lo más parecido son los denominados ‘cronuts’

 

Desde luego no tendrá sitio en una dieta saludable, equilibrada, baja en calorías… No aparecerá en ningún catálogo como postre recomendado, ni siquiera será fácil de encontrar en la repostería de la esquina o la heladería más cercana. El ‘halo’, bautizado así por su parentesco con un postre de origen filipino, se ha convertido en uno de los inventos del verano.

Se trata de una rosquilla -más parecido a un donuts- rellena de helado, con diferentes sabores, exportado de Los Ángeles -¿de dónde si no?- y con una gran aceptación en las redes sociales, dónde se ha popularizado y viralizado hasta convertirse en un fenómeno global.

La receta es simple y directa, consiste en rellenar este tipo de rosquillas con helado, para combinar el interior frío y el exterior caliente del pastel. Sí, sí, suena bien, y parece que sabe mejor… De ahí su éxito.

La idea es de una pastelería de Los Ángeles (B Sweet Dessert Bar), que se ha hecho archiconocida con su particular ‘bomba’ del verano, que ríase King Africa.

En Valladolid, los halos, salvo a nivel particular, no se puede obtener, eso sí, existen otro tipo de productos muy similares que podrían acabar con el antojo ‘angelino’.

Los denominados ‘cronuts’ pueden ser una solución, y pueden obtenerse en la pastelería temática Helarte, que realiza este tipo de dulce relleno de nata, crema, chocolate… Y helado. ¡Voilà! Ya tenemos nuestro particular halo.

“Nosotros cogemos la masa de croissant, la pasamos por el horno y la rellenamos del helado”, explican desde el establecimiento vallisoletano.