Leticia Martín, del Restaurante Estoril de Ciudad Rodrigo, lucha a diario para poner en valor su comarca

 

La del restaurante Estoril de Ciudad Rodrigo es, sin duda, una historia de amor forjada al calor de los fogones durante 40 años por Santiago y Felicia. Pero la llama se mantiene muy viva y el establecimiento acaba de cumplir 50 años, ahora, con su hija Leticia Martín Palos al frente. «Mi padre se jubilaba y a mi madre la quedaban tres años, y decidimos emprender este nuevo restaurante porque nos daba pena que se terminara sin más. Junto con mi hermana Maribel continuamos esa trayectoria cambiándonos únicamente de lugar».

La sala pasó a ser cosa de Maribel y Leticia que nunca se había puesto a organizar una cocina, aunque «no era algo que me desagradara», tomó las riendas con una idea clara: «Seguir con la cocina de mi madre, que la base fundamental fuera la cocina tradicional que siempre me enseñó», a pesar de que se formó en un montón de sitios.