Castilla y León celebra este viernes y sábado su Día del Turismo como uno de los motores de la economía autonómica

 

La sostenibilidad centra el turismo en 2017. La Asamblea General de Naciones Unidas decidió otorgarle este título para el presente año, ya que esta característica se sustenta en tres pilares fundamanetales: el económico, el social y el medio ambiente.

En base a este guión -establecido a nivel internacional-, Castilla y León celebrará este viernes 22 y sábado 23 de octubre en Peñafiel como epicentro, el Día del Turismo en Castilla y León -un día después del Día Mundial del Turismo-, y es que motivos no le faltan a la comunidad para sacar pecho. Este ‘motor’ de la economía española también ha arraigado en la autonomía gracias en buena medida al turismo rural y activo. De hecho, este sector representa más del 10% del PIB de Castilla y León.

La Junta ha elegido este año como sede a Peñafiel para celebrarlo, “por ser una villa que representa la riqueza y la diversidad de la oferta turística”, defiende Javier Ramírez, director general de Turismo.

Pero no todo es turismo rural en las nueve provincias de la comunidad: turismo gastronómico, patrimonio monumental y el incipiente enoturismo, con una de las principales rutas del vino en España y Castilla y León, como es la Ruta de la Ribera del Duero.

 

Poner en valor los recursos

La comunidad autónoma es una de las protagonistas del Plan Nacional aprobado por el Gobierno para poner en valor los recursos culturales, naturales y enogastronómicos del país.

En el apartado de patrimonio cultural, el Plan contempla la promoción de los Paradores (catorce en Castilla y León), la difusión de la oferta de museos y la puesta en marcha de un Plan de Integración de la Oferta Cultural, además de la colaboración de la FEMP para que los ayuntamientos adopten formatos similares en sus portales en Internet y en las tarjetas de la ciudad (city cards).

En relación con el patrimonio natural, el documento potenciará los espacios protegidos y el uso turístico de los caminos naturales, los itinerarios no motorizados y las vías verdes, explica la Delegación del Gobierno en Castilla y León.

Por otra parte, el Plan define estrategias de internacionalización de los productos agroalimentarios y vinícolas. Actualmente, el Estado participa en tres planes de dinamización turística vinculados a esta actividad: la Ruta del Vino Ribera del Duero, la Ruta de las Cuatro Villas de Amaya y el Plan de Sierra de Gredos y Valle de Iruelas.