Arranca con éxito el XIII Concurso Nacional de Pinchos y el I Campeonato Mundial de Tapas de la capital vallisoletana

 

Valladolid se proyectará en pequeños ‘bocados’. Lo hará hasta este miércoles gracias al XIII Concurso Nacional de Pinchos y el I Campeonato Mundial de Tapas Ciudad de Valladolid, una iniciativa que convierte a la ciudad en la mejor embajadora de esta moda culinaria que traspasa la gastronomía para enraizarse como una costumbre social.

La novedosa celebración del I Campeonato Mundial de Tapas, con la participación de quince países, pretende convertir a la cocina española en un referente internacional, con la innovación, riesgo y vanguardia entre otros alicientes.

“Espero mucho nivel, calidad, cocina y tapas fuera de serie” por parte de los concursantes, ha explicado el chef Alberto Chicote, presidente del jurado de esta competición, al igual que del concurso nacional, que ha comenzado este lunes con 48 aspirantes.

La Cúpula del Milenio, escenario de este torneo, se convertirá un año más en laboratorio y centro de operaciones para creativos que este año proceden de Andorra, Bélgica, Canadá, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Japón, Marruecos, México, Nueva Zelanda, Panamá y Reino Unido, en el caso del concurso mundial.

A la vanguardia nacional

Para el certamen nacional, el jurado ha seleccionado al casi medio centenar de aspirantes procedentes de Andalucía (4), Aragón (3), Principado de Asturias (3), Islas Canarias (1), Cantabria (2), Castilla-La Mancha (2), Castilla y León (7), Cataluña (3), Ceuta (1), Comunidad Valenciana (2), Extremadura (1), Galicia (2), Islas Baleares (2), La Rioja (1), Madrid (6), Región de Murcia (1) y País Vasco (7).

“Nunca antes en España se había celebrado un concurso nacional y ahora uno exclusivamente internacional de pinchos y tapas, y todo comenzó en Valladolid hace trece años”, ha evocado Luis Cepeda, director técnico de ambos, lo que sitúa a esta capital “en un lugar preeminente” y consolida a España entre las referencias culinarias del mundo, ha apreciado María José Hernández, presidenta de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería (AEPH).