Los hermanos Martín y Tomás Gadea Castro regentan desde hace casi 20 años La Posada del Medievo en Maderuelo (Segovia)

 

Pocos tienen la fortuna de poder vivir y trabajar en una villa medieval declarada Conjunto Histórico Artístico. Se trata del municipio segoviano de Maderuelo dónde los hermanos Martín y Tomás Gadea Castro regentan desde hace casi 20 años La Posada del Medievo. Una apuesta por la gastronomía y el turismo rural en este pequeño pueblo de apenas un centenar de habitantes dónde viajar atrás en el tiempo es una realidad. Para tan intenso viaje es necesario recobrar fuerzas con productos de la zona.

En primer línea presentan el cordero asado y un amplio surtido de escabechados, perdiz, codorniz y conejo. Se suman las chuletillas, el solomillo de buey, los judiones con oreja y pie de cerdo y en el apartado de pescados destaca el bacalao o el bonito también escabechado. Cocina tradicional, abundante y de buena calidad que se aleja completamente de los productos envasados explican los hermanos Gadea porque “mantener el sabor del producto es clave para conquistar el paladar de los comensales”. Entre los postres, también caseros encontramos, arroz con leche, natillas, flan, biscuit de higos, biscuit de almendras o la tarta de chocolate.

Por otro lado, La Posada del Medievo, ubicada en plena plaza de San Miguel, coincide con el punto de partida para recorrer las calles medievales de Maderuelo que nos conducen a las ruinas del castillo, la torre medieval y un mirador desde dónde disfrutar de las vistas al pantano de Linares, un viaje en el tiempo que merece la pena no perderse.

Galería de fotos (Degustacastillayleon.es)