La mejor forma de tomar fruta, hacerlo rápido, y en cualquier parte. Desde el clásico de naranja, hasta el diurético de sandía o los más elaborados, como el tropical

 

1. Zumo de naranja

Es el más clásico. Ideal para desayunar, ideal para merendar, ideal para cualquier hora del día. Prueba a exprimir tres naranjas – asegurate que sean de zumo- con medio limón, y disfruta de ese toque de la mezcla de cítricos. En estas fechas es preferible que las naranjas estén en el frigorífico o meter el zumo en el frigorífico con anterioridad para disfrutar de una bebida saludable y ¡muy refrescante!

2. Zumo de naranja y fresa

Está considerada una de las elaboraciones más saludables. Es una ‘bomba’ de vitamina ‘C’. Está considerado una de las mezclas más armoniosas. Se puede encontrar de forma natural en grandes superficies, eso sí, a un precio bastante elevado.


3. Zumo de sandía

Un producto con grandes propiedades diuréticas. Propio de la época estival, como es su producto base, contiene gran cantidad de agua, lo que ayuda a mantener la hidratación. Prueba a llevarlo en una botella a la piscina o la playa.


4. Zumo de naranja y mango

Una de las opciones más tropicales. Idolatrado para unos, muy ‘dulzón’ para otros, el zumo de mango y naranja es rico en antioxidantes, vitaminas C, B y A y hierro, contiene fibra y es bajo en calorías, con enzimas que ayudan a digerir las proteínas y a quemar grasas.

5. Zumo tropical

Otra producción rica en vitamina ‘C’ y de sabor ácido para los que no son muy de dulce. Un aire de hierbabuena completa el trío de kiwi, lima y manzana (una pieza de cada) de este zumo reparador y cicatrizante.